Virus cervecero: el COVID 19 se lleva puesta la reputación de Corona

Por increíble que parezca, una de las cervezas más populares del mundo, la Corona no ha podido evitar la asociación colectiva entre el nombre de la marca y del virus.

El impacto es severo. Las acciones del fabricante de la cerveza, Constellation Brands, se han desplomado un 9% en los últimos días en la bolsa de Nueva York, indica el portal 20minutos.com.

Un informe de la consultora 5W Public Relations, reveló que el 38% de los estadounidenses no compraría Corona “bajo ninguna circunstancia” por la epidemia. Otro 14% respondió que ahora les daría vergüenza pedir esa marca de cerveza en público.

Google Trends reportó que el 57% de las personas que buscaron información sobre un posible vínculo entre el coronavirus y la cerveza Corona usaron el término “virus de la cerveza”, mientras que el 43% restante utilizó “virus de la cerveza Corona”.

Entre otros de los hallazgos de la encuesta, el 4% de los consumidores habituales de Corona dijeron que dejarían de comprar el producto hasta que pase la epidemia y el 16% se mostró confundido sobre la relación entre el coronavirus y la cerveza de origen mexicano.

Fruto de la casualidad y de la mala suerte, el parecido fonético ha sido el causante: Corona beer suena como ‘coronavir’. La asociación mental ha sido inevitable.

Está asociación se produce con toda imagen de marca para, normalmente obtener beneficios, y se obtienen a partir de la expresión verbal y no verbal que ejerce la marca, sea implícita o planeada o, como en este ejemplo de la cerveza, casual.

Las asociaciones mentales de la marca se nutren con el uso de sus productos y se desarrollan a través de las percepciones racionales y emocionales asociadas, en este caso, nefastas…

Las malas jugadas de nuestro cerebro pueden llegar a estos términos, absurdos pero a la vez inconscientes e inevitables.

En Argentina, Corona es fabricada por el grupo belga-brasileño InBev Anheuser-Busch desde 2013, cuando el holding dueño de Quilmes tomó el control del grupo mexicano Modelo en una operación valuada en u$s20.000 millones.

La Corona argentina se fabrica en la planta de Zárate que Quilmes logró mantener en el intercambio de activos con CCU y que pertenecía a los anteriores dueños de Isenbecck.

Fuente: https://bit.ly/2Ud5zyn

Los comentarios están cerrados.